The Giver · Luis Lowry

15:26


Esta es la mejor foto que he hecho del
 libro porque Jonás aparenta los doce
años que tiene, en vez de parecer
un chico de dieciséis con barba incipiente 
Jonás tiene once años, pero es diferente. Sus ojos son claros, no como los de la mayoría en su comunidad. Y ve cosas que los demás no ven.

El Dador de recuerdos no ha sido una lectura tan diferente como Jonás lo es. Quizás cuando se publicó, mucho antes de los Juegos del Hambre, sí lo era, pero se nota la influencia de 1984.   
La trama es interesante, no puedo negarlo.  Una lectura amena, y pequeños detalles que te hacen esperar algo más. Como esa manzana que cambió. Como el Dador torturado por sus demonios.
Mi opinión, de todas formas, no es del todo favorable. Lo hubiera preferido más largo, con respuestas a más preguntas. La última parte de la narración, en concreto, me gusto y me decepcionó a la vez. Para mi gusto, había sido demasiada preparación para aquello.

Por otra parte, esta larga preparación para ese final encierra ciertos detalles y descubrimientos de Jonás que lo hacen cambiar. La narración es fluida y los personajes, interesantes, aunque no se exploten todo lo que me habría gustado. No es muy largo y no se hace pesado, pero mi mayor crítica y también queja personal, es que podría ser mucho mejor.
Además de eso, algunas escenas son duras, pero no tanto como los autores modernos de este tipo de
libros nos tienen acostumbrados. Tiene un componente filosófico que no se difumina tanto como en Los Juegos del Hambre o Divergente. Por eso, lo recomendaría a alguien que le hubiesen gustado esas dos sagas, pero no solo por la acción, sino por los mensajes.


Leer este libro es ver cómo reacciona ante el mundo un ser humano que no lo conocía. Francamente, hace reflexionar sobre las libertades en su mundo y hace compararlas con las nuestras, sobre lo que está prohibido y lo que se permite, y también lo que se inhibe aunque forme parte de la naturaleza humana. 

You Might Also Like

0 comentarios