Europa ahogada

9:37

La conciencia sacudida

El cadáver de un niño ahogado en las playas de Turquía ha hecho reaccionar al mundo entero. Por ejemplo, #YoSoyRefugiada. Mensajes de apoyo. Quejas contra las administraciones. Denuncias.
Pero algunos no quieren ver más. Quieren olvidar la imagen del niño, que estaba bien vestido, que estaba bien alimentado, que podría ser tu hijo, tu sobrino, o tu hermano, bocabajo en la playa. 

Ese ha sido el gran cambio: que lo hemos visto. Que ya no eran números de ahogados, sino una imagen. Contundente. Cierta. La última prueba que arrojar a la cara de los arrogantes. La última prueba que han rechazado.

Europa no se va a ahogar. Europa se ha ahogado. Muchas personas intentan mantenerse a flote, pero no las escuchan. Otros, más poderosos, afirman que el barco no se está hundiendo. Y algunos los creen.

Ya no valen las quejas. Sobre todo porque la mayoría de guerras de las que huyen han sido provocadas por occidente. 
Y aunque no lo hubieran sido. Hay una cualidad humana llamada empatía. Muchos la han olvidado. No hay más que dinero en este mundo, El dinero que a veces vale más y a veces vale menos, ha provocado que se piense lo mismo de las personas. Pero los seres humanos no son un número. Son individuos. Particulares.

"Que no vengan", dijo Viktor Orban. "Este continente no será vuestra tierra. Esta es la nuestra, la hemos construido".
Sé por qué lo dice. Piensa que Hungría es su país, que nadie se va a aprovechar de lo que ellos han levantado. Espero, también, que sea su forma dura de decirlo porque no hay trabajo ni dinero para todos. Espero que no los quiera echar a patadas solo por ser diferentes.

Su máxima del otro día fue la que me puso los pelos de punta. Que no vengan. Nadie que pudiera estar en su país iría a otro, dejando su tierra, sabiendo que el viaje puede costarle la vida, si pudiera quedarse. Nos quejamos de los nazis. Nos aterra que se tuviera que llegar a algo como la lista de Schindler. El niño del pijama de rayas nos hace enmudecer. Los nazis eran terribles. ¿Qué se diría en los libros de historia de las naciones que no aceptaron a los judíos? 

Me dirían los señores del frente de los gobiernos y otros que compartieran su opinión que no es lo mismo. Que estamos en crisis. Que no caben. Que no hay dinero. Lo que al menos en España, con el tema de los sobres, me parece una soberbia hipocresía.
Por supuesto, en los albores de la Segunda Guerra Mundial todos los países eran ricos. 

No, no me digan que estamos hablando de situaciones de distinta magnitud. Los refugiados son refugiados. Hay un deber para con ellos. No se puede decir solo "que no vengan". Se les llama refugiados porque están huyendo. Y aquí, en la tierra prometida, los devolvemos. 

You Might Also Like

0 comentarios